Jesús María Guzmán y parte de los bienes recuperados.

Jesús María Guzmán, quien trabajaba para Dominican Watchman, recogió los valores en Dajabón, pero desapareció con los mismos en Navarrete
SANTIAGO.   Fue apresado anoche un chofer de la empresa Dominican Watchman, que horas antes desapareció en el camión de transporte de envío de valores, en cuyo interior había más de 14 millones de pesos en efectivo y 66 mil dólares estadounidenses que debía entregar en las oficinas principales del Banco Popular, de esta ciudad.
Jesús María Guzmán, de 46 años, no pudo llevar a cabo su plan porque su ayudante, José David Liriano Sánchez, no quiso participar en el robo.
Este martes el coronel Jesús Cordero Paredes, portavoz de la Policía en esta ciudad, informó que ambos se encuentran detenidos, mientras que el dinero y otros bienes hallados en el camión están en poder de la Fiscalía, en el área de cadena de custodia.
El oficial policial dijo que Guzmán y Liriano Sánchez regresaban a esta ciudad desde Dajabón, donde fueron a recoger el dinero y documentos de valor, pero que por los alrededores  de Navarrete estacionó el vehículo y le propuso a su ayudante respaldarlo en su decisión de quedarse con los valores puestos bajo su responsabilidad.
Según relató Liriano Sánchez a los fiscales adjuntos que investigan el caso, su compañero de trabajo quiso convencerlo asegurándole que con el dinero que le daría iba a resolver todos sus problemas económicos y que, al negarse, éste le lanzó amoníaco a los ojos y lo sacó del camión, dejándolo abandonado en la carretera a eso de las 8:00 de la noche.
El coronel Paredes Cordero precisó que Liriano Sánchez, residente en la calle Principal número Uno del barrio Las Mercedes,  se presentó a la Policía, donde denunció la acción de Guzmán, residente en la calle Primera  del ensanche Libertad, quien fue detenido horas después mientras transitaba en el camión por  Los Tocones.
Dentro del camión, las autoridades judiciales y policiales hallaron 14 valijas con 14 millones, 13 mil 934 pesos y 66 mil 300 dólares estadounidenses, del Banco Popular; así como 4 valijas con dinero y documentos destinados al Banco Ademi.
También, dos escopetas, que tenían asignados el chofer y su ayudante y varios celulares.
El coronel Paredes Cordero precisó que las investigaciones continúan, a fin de determinar si hay otras personas involucradas. De acuerdo a informaciones obtenidas en las oficinas locales de Dominican Watchman, el chofer laboraba desde hacía un año para la empresa de vigilantes, mientras que su ayudante tiene más de cuatro años como vigilante de la misma.

Escrito por: RICARDO RODRíGUEZ ROSA y MAXWELL REYES